BODY PAINTING COO DEMOSTRACIÓN PUBLICA Y ARTÍSTICA

El body painting como demostración pública y artística

La práctica del maquillaje corporal es muy antigua, se remonta probablemente a la prehistoria. Consistía en una costumbre muy habitual dentro de la cultura indígena, que se sigue ejerciendo hoy en día con trazos y colores a base de pigmentos naturales. Se ha realizado siempre a modo de expresión, sea para mostrar el estatus de un miembro de la tribu, para transmitir emociones, para comunicar con los dioses o para reforzar actitudes proféticas.

Aunque haya desaparecido a medida de la civilización, resurgió en la cultura occidental entorno a los años 70, en la época del destape, como demostración y expresión pública y artística a la vez, reivindicando libertad y cambios sociales.

Los pioneros en el sector fueron artistas tales como Dany Sanz (la creadora de Make Up For Ever), el pintor Diakonoff y el fotógrafo Holger Trülzsch; fueron entre los primeros en emplear técnicas pictóricas sobre la piel, como si se tratase de un lienzo. Mientras Dany Sanz usaba de su formación en estética y bellas artes para dar vida a sus obras sobre la piel, el pintor Diakonoff sustituía sus lienzos tradicionales por el cuerpo de su mujer, y el fotógrafo Holger Trülzsch pintaba el cuerpo de la top model Veruschka para que se mimetizara con el paisaje.

Dany Sanz, creadora de la firma MAKE UP FOR EVER

En el transcurso de los años y con el auge del maquillaje artístico, las firmas de cosmética profesional fueron respondiendo a las necesidades del sector, creando líneas similares a las de las bellas artes; la intención era la de lograr pintar rostros y cuerpos con productos específicos para la piel, pero con las intensidades y las texturas que requiere un pintor. Aparecieron entonces cosméticos similares a témperas, oleos y pasteles, sin enumerar el sinfín de productos para crear efectos satinados o destellantes. Siguieron incrementando a medida que se iba fomentando competitividad profesional para lograr a cual más bella obra de arte viviente.

Con el paso del tiempo, el maquillaje corporal pasó a denominarse oficialmente Body painting en todos los países del mundo, convirtiéndose en una real asignatura dentro del cuadro de las escuelas de maquillaje profesional. Mejor definido con las palabras de Body Art, se entiende en la actualidad como el modo de expresión más artístico, para demostrar su capacidad creativa y su poder de transmisión a la hora de despertar emociones. Sin embargo, este trabajo no resulta de una sola persona. A pesar del arte que pueda tener el maquillador, es necesario entender que un Body painting no luce sin la belleza y la elegancia de un cuerpo; es quién inspira al pintor y da vida a la obra. Mientras la curvas femeninas de una mujer se adaptan maravillosamente a formas orgánicas, las líneas más angulosas del cuerpo masculino desprenden fortaleza. El Body Art requiere de una colaboración, en la que el maquillador entrega su obra a un modelo para que éste la interprete.

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”- Pablo Picasso

Pero disponer de un buen modelo y poseer productos específicos para el maquillaje artístico no son suficientes para lograr una obra maestra. Un maquillaje corporal requiere estrategia en la que se procede mediante fases.

La primera se sitúa en elegir los colores que mejor representen el tema de la obra, y de combinarlos adecuadamente para que resulten armoniosos entre ellos y logren un efecto escénico. La segunda fase se centra en distribuir colores y trazos, con el objetivo de estilizar el cuerpo en acuerdo con las leyes de la belleza universal. Mientras el cuerpo ilustra el tema de la obra, el rostro debe reflejar el alma y transmitir emociones. ¡Y que no falte la espontaneidad, aquella chispa viva y personal, la que diferencia un maquillador de otro, generada por una ingenuidad entusiasta de la que no puede carecer el artista!

El resto se centra un una infinidad de pequeños detalles, a veces texturas, en ocasiones elementos decorativos… y muchas horas de trabajos porque, tal como dijo Pablo Picasso: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

Ir arriba